Griffin comparte sabiduría

Griffin comparte sabiduría

Las experiencias vividas por el coach de primera base de los Angels, Alfredo Griffin a través de su vida en el béisbol son innumerables.

Hablamos de un hombre que ha sudado, ha jugado, y ha evaluado el deporte rey. Desde su premio de co-Novato del Año en la Liga Americana con la camiseta de Toronto en el 1979, hasta campeonatos mundiales como campocorto titular, jugador suplente, y como coach, las memorias no terminan. Ha vivido una transición con el bate, la pelota y el guante que por razones obvias muchos no podrían ni imaginarse.

Ahora, también Alfredo ha presenciado una transición o transformación que muchos consideraban improbable y hasta imposible, y es la de la organización que lo ha visto servirle desde el 2000.

El nativo de San Pedro de Macorís en la República Dominicana le encanta lo que ha visto ocurrir delante de sus ojos en la organización de los Angels.

"He estado aquí con diferentes dueños, uniformes, y hasta nombre del equipo. Me siento muy afortunado por estar junto a un gran manager y amigo (Mike Scioscia), porque me ha brindado responsabilidades con jugadores que me hacen sentir bien. Lo que estamos viviendo aquí con tantos buenos jugadores jóvenes es algo que me recuerda mis dias con Toronto, cuando ví crecer y desarrollar a Shawn Green, Ryan Freel, Cesar Izturis y otros Nuestros jóvenes tienen habilidades para desarrollarse y formar parte de un equipo ganador por muchos años".

También considera Griffin que "se vive aquí en los Angels un aire ganador, los fanáticos que llenan este estadio cada noche, las victorias, gran dueño...todo eso ayuda a formar un concepto más sólido para nosotros preparar a los muchachos jóvenes, ellos saben más de las expectativas en el equipo grande". Solo puede sonreír cuando piensa en los grandes prospectos del cuadro Howie Kendrick, Erick Aybar, Brandon Wood y Kendry Morales. "Todos trabajan fuerte, tienen gran porvenir, y hacen preguntas, porque quieren aprender".

Alfredo es un hombre modesto, que no se elogia ni quiere aceptar crédito, pero al preguntarle de qué jugador o jugadores se siente más orgulloso no titubea en mencionar a dos: David Eckstein, ahora torpedero de los Cardenales de San Luís, y al segunda base de los Angels Adam Kennedy.

Menciona que ambos fueron proyectos que él enfrentó con fe, ya que otras organizaciones habían hecho disponibles a ambos jugadores. "Esos dos jugadores me dieron a mí, y me sigue dando en el caso de Kennedy, y a la organización todo su esfuerzo, pasamos muchas horas bajo el sol, trabajando duro. Ambos han logrado mucho éxito, pero el crédito es para ellos, yo solo hice lo que se me asignó y gracias a Dios son sólidos jugadores". Griffin también ha sido dirigente, al comandar al equipo de su pueblo, las Estrellas Orientales, hace varios años en la pelota invernal. Esa experiencia lo ha ayudado a ver el juego también como manager, para así él hacer sus recomendaciones con ese punto de vista a Mike Scioscia.

Además, sus éxitos logrados en el terreno hacen del jugador joven alguien que lo ve como maestro y como ganador. Alfredo cita a Jimmy Hoff, otrora coordinador de instrucción de la organización de Toronto como la persona que lo ayudó a poder hacer la transición de jugador a coach una sin arrugas, porque "Jimmy me hizo comprender que tenía que ser directo cuando comunicándome con un jugador y además pude apreciar el dominio que él tenía sobre su trabajo".

Griffin dice que la combinación actual de Adam Kennedy en segunda y el torpedero colombiano Orlando Cabrera le recuerda un poco a la gran combinación de los Tigres de Detroit de los ochentas con Alan Trammell en el shortstop y Lou Whittaker en segunda, en cuanto a lo bien que se complementan, y como anticipa uno del otro.

Su experiencia como coach de tercera base del equipo dominicano durante el Clásico de Béisbol (WBC) dice que "jamás la olvidaré, porque fue un concepto que se planeó hace unos años y ni pensaba que lo iba a ver concretizarse...todas esas estrellas juntas, la pimienta de los diferentes equipos, la fanaticada, fue increíble. Major League Baseball hizo un trabajo de primera clase, y si me invitan al próximo, con mucho gusto...".

El mejor gusto se lo llevan los Angels, al tener en sus filas a uno de los grandes maestros del infield en todo el béisbol...mundialmente.