Angels extrañan a Colón

Angels extrañan a Colón

No hay duda en su mente y en su gran corazón que ésta ha sido la temporada más difícil y frustrante en la carrera del ganador del premio Cy Young en la Liga Americana en el 2005, Bartolo Colón.

El dolor en su hombro derecho que lo sacó de los playoffs el pasado octubre se intensificó tanto, que no pudo aguantar más.

"La decisión de aceptar el hecho de que yo no era el mismo fue algo muy triste para mí", cuenta Bartolo. "Lo que más me pasó por mente era que yo no quería hacerle daño a este equipo, sabiendo que cogiendo la bola cada cuatro días no sabía como me iba a sentir. Durante el Clásico de Béisbol me sentí muy bien, pero mientras más tiempo pasó, notaba que la fuerza del hombro no me respondía y que la velocidad estaba muy bajita."

"También me sentí muy mal al tener que decírselo a mi padre, ya que él está tan apegado a mi desenvolvimiento, que yo sabía que eso no le iba a caer bien; por cierto creo que eso lo llevó a enfermarse, pero tenía que hacerlo; le debo al señor Arturo Moreno (propietario de los Angels) la obligación de recuperarme para venir fuerte el año que viene."

No es para nada difícil el haber podido adivinar que sin el as de la rotación, los Angels tendrían un camino más difícil a superar. El equipo ha visto el gran rendimiento de los novatos Jered Weaver y Joe Saunders, además de la calidad de Kelvim Escobar, Ervin Santana, y John Lackey, pero estos mismos admiten que con Colón fueran todavía una rotación más formidable.

Es un hecho probado que, gracias a la gran labor de la rotación, el equipo se ha mantenido en la pelea, ya que la ofensiva y la pobre defensa han sido las facetas mas inconsistentes toda la campaña.

Bartolo ha demostrado más su clase, al final de las dos últimas temporadas, y en general siempre ha sido un sobresaliente lanzador después del Juego de Estrellas. Con los Angels, posee marca de 22 ganados y solo siete perdidos durante ese periodo en las temporadas 2004 y 2005.

Más brillante todavía es que contra los rivales de la división, Rangers de Texas tiene marca perfecta de 10-0; y contra los Atléticos de Oakland tiene cuatro ganados y una derrota.

Colón dice que, "yo me siento mal porque mirando los juegos por televisión me imagino el ambiente, ya que lo he vivido, mis compañeros y su apoyo, y como no puedo ayudar ahora ha sido frustrante. Pero los Angels me han enviado aquí a Arizona a trabajar fuerte con un terapista que tiene un sólido programa de rehabilitación; él ya ha trabajado con otros lanzadores, como Ervin Santana y Joe Saunders en el mismo problema del hombro que yo tengo. Estoy supuesto a estar aquí de ocho a diez semanas, regresar a Dominicana y otra vez reportarme aquí. Quiero aclarar que la opción de operarme nunca me pasó por mente ni se me presentó por el doctor Yokum (Lewis). Esta lesión le pasó a Pedro Martinez y sin operase vino otra vez a ser el mismo Pedro de siempre". Martínez ganó 22 juegos después de su rehabilitación.

Colón, de 33 años, ha sido ganador de 14 juegos ó más en cada año completo en su carrera en Grandes Ligas (desde el 1998), dos veces ganador de 20 juegos o más, y ahora suma 140 victorias en su brillante carrera.

Por ahora dice que le desea mucha suerte a sus compañeros en la recta finál y que con Dios mediante piensa volver a ser el Bartolo de siempre, aquél que a través de los años nos ha fascinado con sus rectas explosivas, su excelente repertorio, y más que nada, su espíritu competitivo que lo define como un verdadero ganador.